Alejada de la tele y de ShowMatch, Marcela Feudale apuesta a un emprendimiento de tejidos: “Siempre hay que tener un plan B”

La conductora empezó a vender ruanas, suéteres y bufandas que ella misma confecciona en plena pandemia y le va muy bien. “Tejer es una terapia”

Marcela Feudale no participa en ShowMatch por miedo a contagiar de coronavirus a su mamá de 84 años. La locutora histórica de Marcelo Tinelli hace 31 años decidió no formar parte de La Academia hasta que su mamá reciba la segunda dosis de la vacuna Sputnik. Mientras tanto sigue trabajando desde su casa, al frente de tres programas radiales y comenzó un emprendimiento relacionado a la venta de tejidos artesanales.

“A mí siempre me gustó tejer. Empecé a tejer a dos agujas, con mi abuela y mi mamá. Cuando tenía 18 años me había peleado con un novio al que quería mucho y me hice un suéter. Es una terapia, te limpia la cabeza. Cuando empezás a tejer, el problema pasa a un segundo plano. Es muy placentero y te ayuda mucho”.

Marcela realiza sus propios diseños en bufandas, camperas, ruanas, pulóveres y otros productos

En junio pasado, en plena pandemia, La Enana compró lana, hizo unos suéteres para ella y decidió armar su propio emprendimiento: Tejidos Artesanales M&F. De esta manera, comercializa a través de Instagram sus propias creaciones: sacos, camperas, suéteres, pulóveres, bufandas, ruanas y otros productos. “Siempre tuve facilidad para el tejido, soy rápida. Son diseños que a mí me gustan. Yo hago lo que usaría. Lo que no me pondría no lo hago”, señaló.

“Quiero seguir con este proyecto de tejidos toda mi vida. Empecé para entretenerme y resultó en un emprendimiento. La psicóloga me dijo que es un tiempo ideal para proyectos cortos. Uno no se puede proyectar más allá de la semana que viene porque no sabés lo que va a pasar. Y me explicó que me satisface tanto porque cada suéter es un proyecto terminado. También me gusta hacer otras cosas por fuera de mi profesión, como cuando estudié Historia o me puse un restaurante. Siempre hay que tener un plan B. Estamos en un país inestable, inseguro en el que tenés que estar preparado”, aseguró.

Una de las bufandas que comercializa Feudale (@tejidosartesanalesmyf)

Más adelante le gustaría poner un local de ropa, como cuando era chica y jugaba con su hermana a que vendían ropa en una boutique. Aunque sabe que sería todo un desafío en un contexto complejo por los problemas económicos de la Argentina: “Un negocio ahora no se puede. Cuando la pandemia se termine hay que ver cómo quedamos parados. Esto es un verdadero quilombo. Tengo la fantasía de abrir mi propio local y si no se puede seguiré vendiendo por Instagram”.

Una de las ruanas que vende Feudale a través de Instagram

Déjanos tu comentario