«Estoy en el fin del mundo»: la despedida de la hija del turista que murió picado por abejas en Córdoba

La hija de Juan Carlos Pegullo, quien murió en la localidad de Los Rehartes, Córdoba, publicó una carta para el hombre de 76 años fallecido el martes pasado.

«Estoy en el fin del mundo»: la despedida de la hija del turista que murió picado por abejas en Córdoba

La hija de Juan Carlos Pegullo, el turista que murió el martes pasado en la localidad de Los Rehartes, Córdoba, tras ser picado por un enjambre de abejas, escribió una carta de despedida para el hombre de 76 años.

«Desde ayer a las cinco de la tarde estoy literalmente en el fin del mundo… llegué a Ushuaia con ese entusiasmo característico de poder explorar un lugar donde jamás había estado antes», escribió Carla Pegullo en Facebook.

«Ciertamente no pensaba compartir esta experiencia en redes. Hace tiempo que no participo y no quería volver a tontas y a locas sólo por tener un montón de postales bonitas para mostrar. Pero pasó algo», señaló la mujer, quien describió que estaba «cerrando el día más largo del año», en el que falleció su padre.

«Cuando recién empezaba a hacerse oscuro recibo el llamado de uno de mis hermanos desde Córdoba. Nuestro padre acababa de morir. Me costó un poco procesarlo, probablemente todavía no lo haya hecho, quizás incluso sobre estas cuestiones, a partir de que pasan, se impone la tarea para siempre, todos los días un poquito, ¡no lo sé!», expresó Carla.

«Lo que sí sé es que mi primer impulso fue ver cómo salir de aquí para encontrarme con mis hermanos y compartir lo que hubiera que compartir a propósito del doloroso acontecimiento. Pero no hay vuelos directos a Córdoba hasta el 26 y mi pasaje de vuelta a Buenos Aires reza 25 de diciembre… exacto la Navidad, que curiosamente hasta hoy siempre coincidió con el día de cumpleaños de mi viejo», contó.

Carla aprovechó la plataforma para recordar a su padre y reconoció: «Los que me conocen más, saben que hace mucho tiempo yo ya no festejaba ni una cosa ni la otra en cercanías. Un día (quizás no el mismo) ambos decidimos tomar distancia y no sé lo que le habrá pasado a él, pero a mí eso sin dudas fue lo que me ayudó a conservar el vínculo desde lo afectivo».

«Y aclaro que no intentan ser palabras alusivas… incluso algunos ya me lo han escuchado mencionar, para mí tomar distancia fue un gran acto de amor», señaló.

«Dejar de darnos la posibilidad de hacernos daño con las fricciones de los desacuerdos constantes fue muy aliviador para el día a día. Y ahora, aún con el torbellino de mis última emociones, sospecho que la misma decisión también colaborará en el proceso de hacer el duelo de forma saludable», convino la mujer.

«No sé que tan bueno puede ser que yo irrumpa con esta noticia por acá y de esta manera, pero en todo caso se ajusta a mi condición de comunicadora compulsiva y de no dejar para mañana un tema que es de hoy. Ustedes no tienen que decir nada, de verdad no estoy esperando palabras de condolencias, ni nada de nada, salvó poder explorarme con amabilidad y paciencia desde este lugar donde jamás había estado antes», explicó Carla a sus contactos.

«Entonces va una única postal del fin del mundo a modo de homenaje… ¡Descansá en paz, viejo!», saludó con una foto del puerto de Ushuaia.

Déjanos tu comentario